La Historia de la medium María Orsic https://lugarparaexistir.blogspot.com/ La Historia de la medium María Orsic - Enigmas y Misterios

Latest

La Historia de la medium María Orsic

Aquí hablamos de una de las más famosas médiums en la historia, quien fuera participe de las sociedades secretas que incubaron y dieron inicio al Tercer Reich, y una de las protagonistas del desarrollo tecnológico y el misticismo nazi. La controvertida Maria Orsic.

Hay que que dejar claro que existen muchos datos imprecisos sobre la vida de esta médium, debido a que las sociedades secretas en las que perteneció, obviamente cuidaban mucho de la identidad y vida de sus miembros, por otra parte el caos que dejó la caída del Tercer Reich y el fin de la guerra, dejaron poco material tangible.

No hay certeza de que los documentos en los que ella está relacionada sean verídicos y no fueran simples distractores, por último ella fue una personalidad importante entre la cúpula del Tercer Reich (no se sabe si contra su voluntad).

Ella y su vida fueron muy vigiladas por los organismos de inteligencia Nazis. Su vida y obra están en medio de un halo de misterio y de enigma. Cuando se habla lo que se sabe sobre Maria Orsic, es como si se hablara del personaje de una novela, o de la ciencia ficción, quizá sea esto lo que llama la atención de muchos.  

Nació en Viena, Austria, 31 de octubre de 1895, (algunas fuentes dicen que en Zagreb-Croacia).  Su padre era Tomislav Orsic, un inmigrante de Zagreb, Croacia, su madre era una bailarina de ballet nativa de Viena llamada Sabine, ellos se conocieron durante un viaje de Tomislav a Viena.

El Inicio

Tras la Primera Guerra Mundial, una deteriorada y humillada Alemania buscó desesperadamente exacerbar el nacionalismo a través del poder de los símbolos y la antigua mitología germánica. En este contexto surgieron grupos ocultistas  que contribuyeron a la utópica búsqueda, incluso llegando al punto de creerse receptores de un mensaje extraterrestre.

Bajo este ambiente  María Orsic apoya el movimiento nacional germánico y la anexión de Austria al Reich. Maria era una profesora de ballet austriaca, que ya desde temprana edad manifestaba su apoyo al movimiento político que quería la unión de todas los pueblos de origen germánico.

Apenas se mudó a Alemania en 1919, se integró al grupo ocultista “Thule”, la cual se caracterizaba por su aprecio a lo oculto y esotérico. Allí se hizo amiga de otras jóvenes que poseían los mismos poderes que ella, y juntas se salieron de la Thule para formar otro grupo llamado “Alldeutshe Gesselschaft für Metaphisik” (Sociedad Pangermánica para la Metafísica) y que popularmente se conoció como “Vril”.

Todas tenían en común el ser bellas médiums de pelo extremadamente largo. Según ellas, actuaba como un receptor cósmico, pues el pelo funcionaría como una antena receptora que recibía comunicación alienígena. Sin embargo, ellas difícilmente exhibían su cabello en público. Para identificarse, las integrantes de la Sociedad Vril, también llamadas, Vrilerinnen, llevaban un disco que representaba a las dos médiums María Orsic y Sigrun.


La sociedad Vril (Vril Gesellschaft)

Símbolo de la Sociedad Vril
Las llamadas «Damas esotéricas del III Reich», también conocidas como las «Hermanas de la Luz», estuvieron íntimamente ligadas al NSDAP (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán) en sus comienzos, a finales de los años 20.

Dicha hermandad estaba compuesta por María Orsic, Chefin, Sigrum, Traute y la joven Sira, que para entonces contaba con 18 años de edad. Estas damas, de largos cabellos que solían rozar el suelo, participaron de varias reuniones junto a los miembros de la Sociedad Thule.




Primeros contactos

A fines de 1919, se reunieron miembros de la Thule, Vril y la DHvSS (siglas de Hombres de la Piedra Negra) en una cabaña. Allí, cuenta la leyenda, que Maria Orsic entró en trance y escribió por primera vez una serie de símbolos que ella describió como “templario-germánicos” en un idioma que decía desconocer.

Luego, con la ayuda de expertos en lenguas antiguas, pudo averiguar que el idioma, al que pertenecían las transcripciones, era el sumerio. Según supuestos documentos de la sociedad Vril, los mensajes provenían de un planeta de Aldebarán (una estrella de la constelación de Tauro) y contenían información de carácter técnico (incluido planos) para fabricar una máquina voladora.

Las sesiones eran registradas por mecanógrafos, taquígrafos o grabadas en cintas magnetofónicas, los cuales no eran de fácil adquisición en la época al igual que los aparatos y micrófonos para grabar, otro inconveniente que ocurre durante sesiones espiritistas profundas, es que las maquinas a veces se traban o quedan inútiles. (Debido a que los campos de fuerzan que irrumpen desde otros planos afectan las funciones de las maquinas como si se tratara de un magnetismo, es por esto que es muy difícil de grabar cualquier tipo de presencia o aparición paranormal).



El material recolectado pasaba algunas veces a traductores puesto que llegaban en otros idiomas o lenguas antiguas, por ejemplo en lengua sumeria. Así comenzaron a crear archivos y planos tecnológicos o científicos en los que más adelante iría a trabajar el Tercer Reich, de los que se dice surgió el impresionante desarrollo Nazi.  

Su relación con Nikola Tesla

Hubo varias cosas en común entre estos dos personajes y sus vidas, además del origen yugoslavo, vegetarianismo, ateísmo (o mejor laicismo) estudios universitarios inconclusos, muy pobres, amor por los animales, interés en el desarrollo científico, estudio de lenguas antiguas (Sánscrito para Tesla y Sumerio para Orsic), la creencia de vida extraterrestre y la creencia en otras dimensiones, solteros y sin hijos. (Aunque al parecer Maria Orsic habría tenido un novio, desde su llegada a Munich en 1919, hasta su desaparición de Berlín en 1945, se presume que no vivían juntos).

No se sabe exactamente como inició el contacto entre estos dos personajes, cuando Tesla estaba en New York y Maria Orsic en la Alemania del 3er Reich. Tal vez algunos científicos, doctores o ingenieros le escribieron a Nikola Tesla para consultarle algo sobre algún proyecto en marcha, y con eso surgiera el interés de él contactarla a ella al ser fuente de las informaciones.

Hay vestigios de que se intercambió abundante correspondencia con Nikola Tesla, ambos estaban interesados en la construcción de una maquina voladora anti gravitatoria y al parecer también la idea de contactos extraterrestres.

Los trabajos de Tesla se aproximaron mucho a los desarrollados por los nazis como la campana antigravitatoria, el disco volador Haunebu, y los aviones a propulsión de cohetes, jets.

María comenzó a caer en trances mediúnicos en los cuales recibía datos técnicos entre ellos planos para la construcción de la nave anti gravitatoria, y ese sería uno de los temas de la correspondencia entre ellos, entre los documentos de Nikola Tesla se conocen planos de discos volantes muy similares al Haunebu el disco volador nazi, cuyo proyecto estuvo a cargo del Dr. Otto Schumann y en el que participó Maria Orsic.  El primer prototipo de Haunebu se hizo en 1922, sin el éxito esperado.

Dentro de lo que se dice Maria recibía mensajes en lengua sumeria desde el planeta Astari ubicado en Aldebarán. Estas informaciones no las podemos comprobar, ya que los documentos y las cintas magnetofónicas en que grababan las sesiones de Maria cayeron en manos de los aliados, y de este material no volvió a saberse mas  

Platillos volantes

La crónica difundida por distintos investigadores de misterios, afirma que con los fondos obtenidos de millonarios alemanes, en marzo de 1922 se culminó el primer prototipo de Jenseitsflugmaschine o máquina volante en forma de platillo. Pero la primera prueba de vuelo fue un fracaso total: una parte de la nave se desintegró y la otra explotó.

No obstante y tres días después del incidente, María volvió con nueva información, la cual fue estudiada y aprobada por el Dr. Otto Schumann, a cargo del proyecto. Finalmente, en diciembre de 1923, debutó el segundo platillo volador y lo hizo en forma exitosa: Voló 55 minutos y alcanzó los 300.000 kilómetros por hora. De ahí en más continuaron con la fabricación de nuevos modelos.

En 1944, creció el interés para usar su último prototipo como instrumento de guerra, pero María se negó. Temiendo que las SS y Hitler se apoderaran de la nave se dijo que necesitaba mejoras, fue enviada a un hangar de Munich, y los vuelos de prueba cesaron.



Dos pequeños modelos de ocho metros de diámetro se comenzaron a construir por si la aeronave era robada. El Dr. Schumann contrató a cuatro ingenieros para desarrollar y construir los platillos de María. De acuerdo a los datos recogidos por diversos organismos de inteligencia (incluida la CIA), estos dos pequeños modelos fueron elaborados.

Reflexionando...

Pensemos un momento, que la Alemania Nazi desarrolló una ciencia y tecnología de vanguardia, dio inicio a la era atómica y espacial, así como a la medicina molecular, y fueron los conocimientos de ellos tomados por los aliados, principalmente soviéticos y estadounidenses los que ayudaron a impulsar el desarrollo del siglo XX.

¿Será todo esto cierto? ¿De dónde obtuvieron todos esos conocimientos tan avanzados, y en tan poco tiempo? ¿Cuál fue esa inspiración científica que tuvieron, y que no la tuvo otra potencia en su momento? Son este tipo de preguntas, lo que le da cierta legitimidad a esas teorías aquí mencionadas.  

Hermann Obert, un doctor que ayudó en el desarrollo balístico de los cohetes de Tercer Reich, estaba también encargado entre los planes espaciales y que luego trabajó con la NASA, confesó que “fuimos ayudados por seres de otros mundos”, fue lo único que dijo, y tal vez lo único que sabía.

Destino incierto

A Maria Orsic se le pierde el rastro en 1945. El 11 de marzo de 1945 un documento interno de la Sociedad del Vril fue enviado a todos sus miembros; una carta escrita por Maria Orsic. La carta termina diciendo: “niemand bleibt hier” (no hay nadie aquí). Esta sería la última comunicación enviada por la Sociedad del Vril y desde entonces nadie volvió a saber nada sobre Maria Orsic ni ningún otro de sus miembros. Muchos siguen creyendo que huyeron a Aldebarán.
Aldebarán es la estrella más brillante en esta imagen de la zona central de la constelación de Tauro
Este personaje místico, del que no se sabe con exactitud su posición frente a la devastación causada por el régimen, y que pareciera más un personaje de ficción que real, es hoy en día una leyenda. La obra del escritor Mart Sander, “The Goddess of the Devil: Hitler’s Medium”, sea tal vez la biografía más completa que exista sobre esta mujer.

Vía:  Buscadoresdefantasmas    Mysteryplanet     Dimensiondeenigmas